Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
Skip Navigation LinksInicio > Noticias
LA IMPORTANCIA DE LA ORATORIA
El equipo de GSD Las Rozas alcanzó el tercer puesto
Álvaro Lara López, alumno de 2º ESO de GSD Las Rozas, ha sido elegido como el Mejor Orador del IV Torneo Municipal de Debate Escolar en Las Rozas.

13-12-2016

A Álvaro Lara López (Madrid, 25/05/2003) le encanta la Historia porque es “como un cuento que ha pasado de verdad”. Le gusta hacer deporte, disfrutar con los videojuegos, quedar con amigos y estar con su hermano. Tiene trece años y desde los cinco es alumno de GSD Las Rozas. Actualmente en 2º B de ESO, acaba de ser elegido el Mejor Orador del IV Torneo Municipal de Debate Escolar junto a Carmen López (colegio Berriz). La convocatoria, organizada por el Ayuntamiento de Las Rozas, ha contado con 110 participantes, chicos y chicas de 2º y 3º de ESO agrupados en 23 equipos de once centros educativos distintos. En el podio final: IES Burgo de Las Rozas, el Colegio Berriz y GSD. El objetivo: fomentar las competencias de oratoria, dialéctica, argumentación, síntesis y trabajo en equipo. Este año, el tema del debate abordaba una lacra social de plena vigencia: “¿Deben ser expulsados permanentemente los alumnos que cometan ‘bullying’?”. Posturas a favor y en contra. Y por qué.

Álvaro Lara nos atiende en un aula vacía de GSD Las Rozas. A su lado está Jesús Montoro, uno de los profesores-formadores en debate junto con Ana Sara Gil. Y sus compañeros que participaron en la actividad.El alumno reconoce que el proceso “fue muy costoso” y que “este premio es de todos”. “Quedábamos incluso los fines de semana para preparar el torneo. Éramos muy críticos. Cuando me nombraron, pensé que se habían equivocado, no me lo podía creer. Cuando subí al escenario, comprobé el diploma, cosa que hizo gracia a los jueces. Luego bajé y me felicitaron mis compañeros. Este premio es de todos. Nunca habría llegado aquí sin ellos”.

Álvaro Lara subraya el papel de todos: “Juntos podemos crecer siempre”. Cuando ganó el galardón, sintió una alegría inmensa. Como su familia. Ahora le va a tocar hacer los brindis en las fiestas o, tal vez, proyectar un futuro relacionado con la comunicación: “Me gustaría ser asesor de políticos para hablar en público, por ejemplo”. Desde septiembre, él y los demás han practicado la comunicación verbal y la no verbal. “Da igual lo que quieras decir. Lo importante es cómo lo digas, cómo quieres enviar el mensaje”, señala. “Lo que nos piden en el debate es que convenzamos al jurado y mostremos evidencias”. “Los debates se ganan escuchando. Para refutar hay que escuchar. Hay que estar con el dardo apuntando, alerta, hasta que el oponente dice eso que falla en su discurso y ¡pum!”, sentencia. Según el profesor y el alumno, se trata de manejar una comunicación eficaz. “Una mirada puede valer más que mil palabras”, reflexionan. “Las ideas primero se aprenden y después se discuten”. Brillante y precoz orador, para Álvaro Lara este reto ha sido uno de los mejores momentos de su vida.

Talento y trabajo. “Todas las personas tienen un talento, sea de nacimiento o no, pero necesitan a alguien que lo dirija”, proclama Álvaro agradeciendo la labor de Jesús Montoro. “La base del éxito consiste en aprender, en salir de la zona de confort. Que te creen un aprendizaje significativo. Hay que hacerlo con curiosidad y seguridad”, dice el profesor. En suma, impulsar el talento requiere mucho esfuerzo y dejar atrás los miedos. “Y lo de salir de la zona de confort es como subir al tobogán más alto de un parque acuático”, compara Álvaro. ¿Por qué? “Porque primero te preguntas cómo te has metido en esto, luego piensas en esconderte mientras subes. Si no me ven, no pasa nada… Pero antes de dar un paso atrás hay que dar uno adelante. Y cuando te tiras y superas la prueba no hay que decir: ‘Ya está. Aquí me quedo’, sino seguir adelante”. Tras la metáfora, más claves para comunicar mejor: “Emocionar, tener autoconocimiento y llevar las competencias al máximo”, afirma Jesús Montoro.

Sobresaliente representación. El papel de GSD Las Rozas ha sido muy destacado durante todo el torneo. El centro estaba representado por dos equipos: uno formado por Álvaro Lara, Daniel Almodóvar, Pablo Bucero, Ignacio Blanco e Iván Pozo (equipo 1), que llegó a la semifinal y se clasificó en tercer puesto; y, por otra parte, Sara Ramos, Óscar Bueno, Ariadna Ferrín, Laura Rueda y Álvaro Vaquero (equipo 2), que avanzaron hasta cuartos de final. “Tanto esfuerzo mereció la pena y lo hicimos muy bien”, concluye el profesor Jesús Montoro. “Lo importante es el equipo”, zanja Álvaro Lara con la convicción de un gran orador.

Gredos San Diego Cooperativa
San Moisés 4 | 28018 | Madrid | 91 786 13 47
España | gsd@gsd.coop

Mapa Web

Google+ Facebook Twitter Youtube Linkedin